¿Escucha la sociedad lo que realmente ocurre en su interior? -O más simple aún ¿a su alrededor? -O quizás prefiere callar y seleccionar la información que recibe y percibe, adecuándola en función de su propia elección personal, desde su interior hacia su exterior.

No es nada fácil llegar a engullir, digerir y asimilar el origen del conocimiento. Por tanto, aquellos hechos e informaciones que llegan al individuo, a través de la experiencia propia o ajena; del aprendizaje facilitado por terceros o adquirido por sí mismo con la práctica de una realidad, que muy bien podría ser sustituta de la teoría. Son conocimientos que sólo pueden ser revelados, a quiénes posean una mente abierta, fuera de un sistema lineal y cerrado. Pues tan solo aquellos, capaces de llevar a cabo una deconstrucción total y absoluta de sí mismos, podrán optar a comprender la razón que otros seres humanos, usan para desarrollarse como seres vivos, a pesar de vivir en un entorno infestado por mordaces secuaces, súbditos acérrimos de esos mismos monstruos, que son esos seres humanos. Ellos.

Si no eres capaz de escuchar a los demás, jamás llegarás a alcanzar un conocimiento verdadero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *