Un cuerpo en el que apenas se percibe movimiento, se balancea imperceptiblemente para la mirada de cualquier ojo ajeno; incapaz de reconocerse a sí mismo, quizás porque el mismo tampoco siente ninguno de sus huesos; ni de sus articulaciones; ni tampoco sus músculos; ni siquiera el tronco y las extremidades se quieren manifestar, entre ese susurrante abismo de falta de control, de ausencia total y absoluta de realidad, sin conexión alguna a sensaciones que podrían ofrecerte, esa previa y brutal aniquilación de los sentidos. Junto a esa espeluznante realidad, que otros pretenden distorsionar, con  el mínimo esfuerzo de mantener latente, la constancia del sufrimiento que causa el dolor más brutal en ese cuerpo; suspendido en la más absoluta indiferencia, cuya única función es: aguantar toda esa carga que lleva implícito el menosprecio, en arrogante armonía con el desprecio.  Justo en esa encrucijada, en ese compendio de desmaterialización y deshumanización, está presente la actividad mental; es ella la única que puede luchar por su propia supervivencia, con los argumentos que le ofrece el razonamiento; ese elaborado proceso, que es la lógica de la que emana el conocimiento, la capacidad de establecer cuantos juicios sean necesarios, para simplemente conceder a esos actos y a todos esos hechos, el veredicto de la verdad. Son recuerdos reales de torturas.

El cuerpo no está simplemente suspendido, esta maniatado a una viga en el techo del pajar, los brazos están extendidos hacia arriba, atados con una soga de esparto a la altura de las muñecas, la cuerda la ha tensado el propio peso del cuerpo, que no tiene ningún otro punto de apoyo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *