Hoy es día de Reyes y la magia lo envuelve en una clara neblina brillante, sólo para quienes creen en la magia blanca, ya que para el resto de los mortales el día de reyes está eclipsado, tan negro, funesto, y lóbrego como una noche invernal sin luna ni estrellas.

Los Reyes de Oriente intentan  cumplir los sueños de los muchos seres que confían en ellos. Confían porque aún no han perdido la esperanza  y la ilusión que un día la inocencia les regaló.

Aunque lamentablemente estos imponentes personajes no pueden hacer nada frente a las aberrantes maldades cometidas por MADRES PEDÓFILAS, carecen de autoridad y lo saben.  Lamentan con impotencia situaciones de ésta índole. Situaciones que no dejan de repetirse en el tiempo, y así desean trasmitirlo, de forma personal, uno por uno, los tres consideran que son situaciones totalmente condenables.  Los tres Reyes saben que los abusos sexuales prescriben, pero otros hechos acaecidos en este tipo de historias, NO PRESCRIBEN.

Dicho esto los Reyes se despiden, deben continuar la marcha hacia HUÉTOR TÁJAR, allí deben buscar a una persona para hacerle entrega de una pregunta. Es su regalo de Reyes para éste año.

¿En algún momento de su vida ha sentido usted  remordimientos por sus actos?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *