…se abre lentamente, no existe el sonido, el ruido que produce la puerta, al ceder al empuje de tú propia mano, ha desaparecido, la visión de ellos, sentados; a la espera de tú presencia, es tan poderosa, que todo se desploma alrededor de ti, ellos forman un círculo abierto, sólo falta una figura humana, para cerrarlo. Tú…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *