Para mayor tranquilidad tuya, y de los muy allegados a tu persona, deseo decirte: que con solo pulsar un botón del teclado de un ordenador, puedo convertir este blog en un libro. Bien sea un libreto de papel, que podría regalar a quien se me antojara, o incluso publicarlo en cualquier editorial, o también podría convertirlo en un libro electrónico. Realmente tengo las herramientas necesarias y un abanico de posibilidades, a mi caprichosa y antojadiza disposición. Y tú mejor que nadie, conoce esa parte de mi personalidad, definida por ti exactamente con estas palabras “antojadiza y caprichosa”. También sabes muy bien, que no tiene medida ni cabida en ningún sitio, el irrefrenable impulso que provoca en mí la decisión de llevar a cabo una tarea, englobada dentro de esa definición tan propia de tu atroz vocabulario.

-¿Tú sabes que ese tipo de conductas, están definidas y descritas dentro de la disciplina de la Psicología? -Con lo lista que tú eres para algunas cosas,  igual me sorprendes y conoces el tema, si por el contrario lo desconoces, yo te animo a que busques información y leas, mientras termina el periodo de confinamiento. Así de paso te familiarizas un poco con tus actos y le vas poniendo el nombre que se merecen.

También puedes buscarte alguna psicóloga vía online, que ahora no te será nada difícil en los tiempos que estamos.  Procura que no lleve mucho tiempo ejerciendo la práctica de la psicología, y sobre todo que no tenga demasiados títulos que avalen su formación, si puede ser, evita a todas las que en su Curriculun Vitae, pongan que son expertas en la práctica de la psicología clínica.

Ese tipo de psicólogas a ti no te convienen, ya te lo digo yo, principalmente para que maximices el tiempo de búsqueda.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.