Durante el día puedes contenerla, mantenerla alejada de tú paupérrima existencia, de esos pensamiento que parecen desprenderse como si fuesen fragmentos de tiempo ya pasado, remoto y lejano. La parte racional es similar a una jaula mental, cuya función principal es seleccionar, proteger y asegurar la información acumulada en su interior; aunque éste sistema tiene sus propias debilidades, y es que sólo es eficaz, cuando la luz diurna actúa sobre él.

Es la oscuridad del inconsciente quien abre sus gigantescas fauces, para  devorar cada barrote de ese insignificante bunker mental, el subconsciente deja así, indefenso al propio cuerpo que yace ajeno a cualquier intromisión, mientras la presencia de Ella se va colando entre los sueños… ves imágenes que no sabes que son, ni de dónde vienen,  objetos guardados en riguroso orden, sepultados ante posibles miradas indiscretas, alguien que te los muestra con la intención de unir dos mundos…y de repente su voz, su cuerpo, su cara, y unos ojos llenos de ira y furia que se abalanzan sobre ti, con tanta fuerza que todo el cuerpo se estremece mientras despierta, en la oscura noche…la respiración entrecortada por el miedo a ser atrapada, se va calmando con la luz del amanecer, con ella desaparece este tipo de monstruosidades tan reales, de un tiempo pasado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *