El sonido de sus pasos, trae su terrorífica presencia a mi perturbada y dolorida mente, puedo sentir como se acerca dentro de mí, en mí memoria resuena la imagen de una figura alargada, el eco que produce el sonido de sus zapatos, llega hasta mis oídos, es lo único que puedo ver y escuchar realmente.  Una, dos, tres zancadas, ni largas ni cortas, y una parada en seco, puedo sentir como ésa figura alargada mira a su alrededor;  de nuevo inicia un lento movimiento, sus zapatos vuelven a producir ese sonido tan único, por unos segundos vuelves a escuchar otros tres crujidos, ahora es tú mandíbula la que se resquebraja, al mismo tiempo que sus pasos se vuelven a detener; un frío aterrador se deja caer con todo su peso sobre la estancia,  entumeciendo todo a su paso, como si los ojos de Él pudieran  salirse de sus cuencas y escudriñar cada rincón…están buscando… te buscan a ti…

La puerta principal está entreabierta, una intensa luz pasa con dificultad, hasta convertirse en claridad, y poco después en tiniebla, para terminar apagándose en la oscuridad, parece que pretendiera iluminar el eco de unas pisadas, a través de un largo pasillo imposible de vislumbrar.

Lo único que puedes ver, con la ayuda de ésa luz, son las sombras que acompañan a ésos pasos, imágenes que se contorsionan, y se transforman repentinamente en gigantescos monstruos, de garras afiladas, con un poder sobrenatural, capaces de olfatear tú miedo, capaces de verte entre la oscuridad,  capaces de cegar tus ojos, capaces de enmudecerte, capaces de cualquier cosa…

Él nunca va sólo, le acompañan esas sombras, que son sus secuaces, siempre a sus órdenes, dispuestas siempre a actuar a la más mínima de sus señales, son ellas las que consiguen darte caza, te arrastran de los pies, y te llevan ante Él, mientras tiran de todo tú cuerpo, las sombras van tomando forma humana…cuando sientes que tú cuerpo ha dejado de ser arrastrado, es porque ya estás en su guarida, y otra forma humana aún más espantosa aguarda tú presencia. Las sombras son ahora aún más grotescas y deformes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *