Anoche parecía que una gran fuerza se cernía sobre mí, concretamente sobre las cervicales y los hombros, ejerciendo una fuerte presión hacia abajo, como si soportara un gran peso. Sigue existiendo esa sensación también por la mañana, así que supongo que convivirá conmigo, hasta que llegue el recuerdo que la provoca…..
Me gustaría dejar claro, que las futuras publicaciones de éste blogs, no van a reflejar ningún tipo de acusación, hacia ninguna persona concreta, lamentaría mucho que alguien pudiera darse por aludida. Es cierto, que yo no le guardo ningún tipo de rencor, incluso podría decir que no me afecta lo más mínimo, todas las violaciones y torturas sadomasoquistas, a las que me ha sometido junto a su querido y amado esposo, crea el lector, que en ningún momento he sentido ningún tipo de sentimientos como podría ser. Odio, ira, frustración. En verdad, no sé ni lo que es eso. Quien lea este blogs podría sentirse confundido si ha leído la primera publicación (Redoble de Tambores), que habla de venganza. Tenga en cuenta que se dejo claro, que las guerreras de esta lucha son muy volubles, y quizás ésa guerrera, podría haber deseado venganza en un momento determinado, pero a partir de aquí, la estrategia del combate cambia. Ahora simplemente se van a transcribir los recuerdos, que guardan todas estas combatientes sobre su propia vida, una experiencia vital atormentada y aterradora.
El objetivo final de esta lucha será, compartir y difundir estos recuerdos, con otras personas que puedan hablar de experiencias similares, dirigido especialmente al campo de la psicología y la psiquiatría, o cualquier otra especialidad clínica interesada. Éste será el último campo de batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *