..esa gran raíz sólo encuentra vida de la que alimentarse, en las profundidades más angostas y absolutas. Se ha ido sumergiendo con el paso del tiempo en la oscuridad de la tierra, cobijandose entre las capas de su manto ha ido desapareciendo cualquier protuberancia, que pudiera delatarla en el mundo exterior; cuanta más profundidad sea capaz de alcanzar al soterrar el ecosistema subterráneo de ese mundo no visible del que se alimenta, más fuerza tendrá la parte externa, el tallo al que está unida y del que se agarra fuertemente.

Su apariencia externa no representará para el mundo exterior ningún peligro, porque los habitantes de ese mundo, en ningún momento se sentirán atacados por una planta de la que desconocen los mecanismos que llevará a cabo, para desarrollar su función reproductora. No saben que existen plantas que para poder sobrevivir, necesitan alienar a través de su aliento todo lo que encuentren cerca de ellas, para liberar el odio del que se alimentan día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *