Lo que en principio parecía el final de una lenta decisión, se ha convertido en algo maravilloso. Ahora campo por mis dominios, mi propio campo de batalla, en el cual están dispuestos a luchar todas las fuerzas de los muchos yos; lo harán a vida o muerte, porque la muerte aquí, en esta gran guerra te transforma en un nuevo ser, capaz de arrasar con tus enemigos, o convertirte en amiga de tus instigadores para destruirlos desde la mayor traición posible, desde la comprensión y el amor, que te aporta el conocimiento de su interior.
Las guerreras de éstas batallas, son volubles, camaleónicas, transparentes, carentes de emociones y sentimientos; cuya misión principal es llegar a contemplar el reflejo de la verdad en los ojos de sus oponentes.
Quien encuentre la entrada al campo de batalla, puede luchar si lo desea. La lucha será encarnizada.

Hermanos, lo que hacemos en esta vida tiene su eco en la eternidad  (Gladiator)

Disociación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *