Aparece con aspecto de necesidad urgente y necesaria, imperiosa necesidad que reclama una parte viva de ti, de repente te grita a la cara, necesita un poco de sabor a muerte, para mantener la agonía de su vida, necesita sangre; verla emanar, brotar como fuente viva, sólo así se aplacaran ahora, los gritos que ya no  puedes distinguir, si son de agonía, lamento, súplica, o preludio de sollozos lastimeros, que se esconden entre el sueño de una muerte prematura y soporífera.

Sangre, sangre, sangre, todas quieren los mismo… tú sangre. Sólo así se calmarán los gritos.

El dolor hace que los gritos sean inaudibles, la sangre brota al exterior, quema todo a su paso, hasta abrirse camino, ya pueden verla, tocarla

 

El ruido desaparece, silencio y  calma ocupan su lugar.

26/04/2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *