La mejor forma de ocultar, lo que no deseas que vean los demás, es hacerlo visible al mundo entero, a los ojos de todos. Cualquiera que desee realizar una pregunta, sobre la cuestión en particular, obtendrá su respuesta; directa y personal, ofrecida con naturalidad e incluso con un ligero, y banal regusto, de preocupación, incrustado en la mirada de quien habla, si es que la situación llega a requerir tanta teatralidad; pues ELLA domina todo lo necesario para llevar a cabo este arte, el de ocultar, una gran maestra del ocultismo.

Si el resto del mundo ve con normalidad, lo que no es capaz de reconocer de forma consciente por sí mismo, nadie tendrá que preocuparse nunca más, pues las respuestas de ELLA van siempre acompañadas, de grandes dosis de sutileza, siempre “aparentemente” acordes con la realidad, cuyos actos convertidos en hechos, se adelantan en todo momento a sus palabras, siempre, son sus palabras las que dan forma a los actos ya acaecidos; y lo que en un principio podría llegar a ser anormal y preocupante, se convierte raudo y veloz,  en algo puramente natural, incluso propio, de aquella que comete dichos actos.

Así se dispone ELLA, a representar la gran tragedia de su vida, con una insondable máscara, que genera la imagen deseada y esperada por su expectante público, lo que su auditorio desconoce, es que ELLA debe improvisar constantemente, para poder ofrecer escenas, capaces de transmitir complejos pensamientos, pues no cuenta con un guión que previamente pueda estudiar, su inexistente guión es lo más parecido a un volcán en erupción, obligándola a mantenerse alerta, siempre atenta a cualquier movimiento, del interior de la tierra.

Quien escribe entre ardientes ríos de lava, y reescribe sobre sus propias letras, el guión que ELLA interpreta, no es más que el ser que debe permanecer oculto, o totalmente visible junto a ELLA, en su extraordinaria interpretación. Ésta ha sido la forma elegida, para convertir a ése ser que es su propia hija, en alguien paradójicamente invisible, pues nada de lo que puedan ver los demás es real, por tanto no existe, ha sido capaz de ocultar a la verdadera persona ante los ojos de todos. Mostrándola como ELLA, ha considerado que es mejor que la conozcan.

Lamentablemente para ELLA, el guión lo sigo escribiendo yo, con la diferencia de ser yo, en éste momento, quien elige a los personajes que irán saliendo a escena.

Ella simplemente puede mirar, mientras yo se lo permita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *