Hasta mis seis años  todo estaba arropado y tapado bajo el manto materno. Una que no veía ni piaba y otro que podía ver todo lo que quisiera, pero que de nada servía…

No estaban dispuestos a que la cuarta individua que acababa de llegar se les escapara de las manos, y aquí se superaron a todos los niveles. A ésta nueva individua no le iban a proponer ninguna sugerencia, ni le iban a imponer silencio alguno. Ya se callaría ella solita, por la cuenta que le traía.  Con este nuevo miembro en la unidad familiar, la vida cambiaría y se volvería mucho más emocionante.  La usaron como una herramienta, su objetivo sería manipularla como un medio humano de tortura. Me decían frases como: Si no quieres que le pase nada a “tu hermanica” ya sabes lo que tienes que hacer tú.

Y así comenzó una nueva etapa en sus vidas de sádicos pedófilos.

Pero precisamente por “ mi hermanica” voy a hacer pública toda tu puta vida, entre otras muchas cosas. Yo misma también tengo mis propios intereses de filiación. Y es que una historia como ésta no es justo que se quede encerrada entre cuatro paredes, considero que podría ser de interés común para la sociedad. Para que no se olviden que madres como tu, existen. La memoria histórica es muy importante.

Precisamente ahora entiendo grandísima PUTA, la frase que tanto te gustaba decirme: “la sangre tira mucho” mientras me sostenías la mirada.

Y ahora, yo me pregunto: A 19 de marzo de 2017 ¿Cuánto te tira la sangre?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *