Cuando en nuestro hogar se cometían actos de barbarie, siempre quedaba una puerta abierta, el resto de entradas y salidas eran blindadas por el pánico y el terror que simplemente producía la festividad del día. Cualquier fiesta de ésta pequeña localidad zagreña era momento propicio para sus propias celebraciones, intimas celebraciones familiares.

Cuanto le ha gustado a Ella el Domingo de Resurrección. Pues a partir de un momento concreto de su vida, mientras el pueblo entero conmemoraba ésta celebración; en nuestra casa se sucedían todo tipo de actos y atrocidades que aún perduran en la memoria del recuerdo.

Ella aún sigue participando en celebraciones de ésta índole, mientras Ella evoca esos momentos que llevó a cabo hace años; otros celebran con júbilo, el paso de la muerte a la vida eterna…irónicamente ambas partes celebran lo mismo. La supremacía de una fuerza sobre otra, del Espíritu sobre la Materia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *