Sentimientos de nostalgia aúllan en la noche,

 una noche oscura sin estrellas,

en la que solo existe el movimiento de las hojas,

 en un bosque de árboles, que se agitan por el viento que las mece,

una corriente de vida, capaz de recorrer cualquier distancia,

hasta encontrarse con su aliada, la brillante luz de una luna llena.

La nueva energía que produce su encuentro,

es suficiente para crear un nuevo día,

al que se unirá una noche estrellada como amiga intima…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *